FLORES DE BACH


¿Qué son las Flores de Bach?

Esencias Florales Bach Herbolario Alquimista Arrecife Lanzarote

Las Flores de Bach, Esencias Florales de Bach o Elíxires Florales de Bach, son una serie de esencias naturales descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934. El Dr. Bach era un gran investigador, además de médico y homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, en Gran Bretaña, de donde él era originario, hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas, para distintos problemas emocionales. A estos 38 remedios florales se les llama Flores de Bach.

 

El Dr. Bach desarrolló una nueva medicina, sutil y eficiente, pero sobre todo relacionada con uno de los campos más descuidados por la medicina tradicional: las emociones. Además, es un sistema holístico, -es decir, integral-, pues reúne la mente y las emociones con el cuerpo del paciente. El método curativo del Dr. Bach se basa en el hecho de que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos corporales sino que tiene su origen en sentimientos y actitudes negativas que bloquean nuestra energía vital.

Utilidades de las Flores de Bach

Caritas emociones Flores de Bach Herbolario Alquimista Arrecife Lanzarote

¿Alguna vez has observado a personas paralizadas por el miedo? ¿Has escuchado a alguien remontarse a tiempos pasados donde las cosas eran mejores? ¿Te sientes impaciente, tenso o deprimido? Los miedos, los traumas, la soledad, la falta de amor, la frustración, la desesperación y el resentimiento son emociones que han estado con nosotros desde tiempos inmemorables. Sin embargo, en esta época de notables avances tecnológicos, todavía tenemos que lidiar con ellas día con día. Esto no necesariamente es algo malo, pues nos ayudan en nuestro aprendizaje y superación personal, pero ¿qué sucede cuando sufrimos estas emociones durante todos los días, durante muchas semanas, meses, o incluso años? ¿Cuál es el efecto que tienen en nuestra mente y en nuestro cuerpo? … Puede llegar a ser devastador, porque aunque su inicio ha sido generado a nivel emocional, acaban por desarrollar enfermedades físicas. 

 

Elixhires florales Flores de bach Herbolario Alquimista Arrecife Lanzarote

La terapia de las flores de Bach, es uno de los fenómenos más interesantes de la medicina alternativa contemporánea. Está basado en un concepto ausente en la medicina clásica: la relación entre el alma humana y la manifestación de la enfermedad, que tiene en cuenta el elemento psíquico de esta. La medicina dominada por la química y la tecnología, puede ser capaz de eliminar los síntomas de la enfermedad, pero no sus causas: aumenta el conflicto entre el alma y el cuerpo y la curación se hace imposible. El punto fuerte de la terapia de las flores radica en la normalización de los trastornos psíquicos y en la resolución de los conflictos internos, así como en la mejoría del dolor físico con causas psíquicas reconciliables. 

 

Las flores de Bach no sólo son adecuadas para el tratamiento armonizador psicofísico en enfermedades de todo tipo —en ocasiones de modo adicional al tratamiento médico— sino también para cuidar la salud y llevar una vida sana, puesto que estabilizan y eliminan lo puntos flojos de tipo psíquico. Después de más de 70 años, las Flores de Bach han sido probadas como un magnífico sistema para tratar los problemas físicos, mentales y emocionales de los seres vivos. Y a pesar del énfasis que se la ha dado al sistema floral de Bach para resolver los problemas emocionales, no debe de olvidarse su utilidad para corregir problemas físicos.

El origen de la terapia floral: La investigación del Dr. Bach

Después de graduarse en Londres como médico, el Dr. Bach realizó notables trabajos de investigación en bacteriología. Como médico, tenía un enorme deseo de ayudar a las personas, pero no estaba del todo convencido de la medicina que practicaba. Así que se dedicó a la búsqueda de algún método menos agresivo, más sutil, benigno y suave. Fue entonces que tuvo contacto con la Homeopatía, en la cual también se destacó como médico e investigador, recibiendo el reconocimiento de sus colegas.

 

Después de algunos años de practicar la medicina en Londres con mucho éxito, se encontró con un hecho curioso: algunos pacientes que tenían la misma enfermedad tenían algunas otras características similares, como su postura, su forma de hablar, sus gestos y sus expresiones. Empezó entonces a analizar a sus pacientes no solo por sus enfermedades y síntomas, sino por sus personalidades. Por supuesto, necesitaba de un remedio para cada tipo de personalidad. Esta investigación lo llevó a probar con sus pacientes algunos remedios basados en flores que recogió durante unas vacaciones en Gales. Obtuvo tan buenos resultados al prepararlos de forma homeopática, que decidió mudarse definitivamente a Gales, para sumergirse en el desarrollo de una nueva medicina. De forma intuitiva empezó a recoger flores que le percibió como adecuadas para resolver los problemas de cada una de las personalidades que había identificado.

La nueva Tintura Madre

El método que usó para preparar sus tinturas también fue novedoso: en lugar de tomar los extractos de las flores y empezar a hacer diluciones -como se usa en homeopatía-, simplemente recogía el rocío que había quedado depositado en las flores por la mañana, y lo usaba como tintura madre. Para su asombro, este rocío era suficientemente poderoso como para crear efectos significativos en las personas. Después, experimentó sumergiendo algunos de los brotes de las flores en un frasco de cristal lleno de agua mineral que posteriormente dejaba expuesto a la luz solar durante algunas horas, permitiendo que el sol transmitiera la energía de las flores al agua mineral, la cual quedaba así convertida en tintura.

 

Después de experimentar los efectos de algunas tinturas de flores consigo mismo, y luego con plantas y animales, empezó a probar sus remedios con pacientes, recetándoles remedios de acuerdo a su tipo de personalidad -en lugar de a sus síntomas-. Debido a los sorprendentes resultados que obtuvo, decidió tomar una nueva filosofía en su investigación:  Para corregir una enfermedad física, era necesario primero corregir los problemas mentales y emocionales del paciente. A pesar de que esta idea prevalece en muchas filosofías y medicinas tradicionales, era completamente novedosa en su práctica y la de sus colegas. Bach pensaba que el tratamiento de las emociones y la mente son fundamentales para tratar las enfermedades físicas. En el momento en que se corrigen los problemas emocionales, los problemas físicos pueden resolverse más fácil y rápidamente, y sin riesgo de que vuelvan a presentarse

 

El Dr. Bach logró reunir 38 remedios, cada uno con una aplicación específica para un tipo de personalidad (cada una con problemas mentales o emocionales). Estos 38 remedios están compuestos por 34 flores silvestres, 3 flores de cultivo y el último no es una flor, sino agua de manantial.

¿Cómo funcionan las Flores de Bach?

El método se basa en el uso de treinta y ocho remedios naturales, derivados de las flores, que inciden sobre las vibraciones energéticas más sutiles del hombre. Con la asimilación de los remedios, que carecen de efectos secundarios y no interfieren con los medicamentos, se obtiene una mayor resistencia a los trastornos físicos, así como una mayor serenidad y aceptación de uno mismo.

Pero ¿por qué precisamente las flores?, pues porque la vida de la planta se concentra en sus flores y es que la flor donde está la semilla que después vuelve a la tierra para regenerarse de nuevo.

 

Así, podemos apreciar cómo, al relacionarnos con las flores y la preparación de los remedios, actuamos a través de los cuatro elementos fundamentales que regulan la armonía de nuestro planeta:

-La Tierra, que proporciona a la flor apoyo y alimento, y a nosotros nos da conciencia y sostén

-El Aire, que nos alimenta; y simboliza el primer aliento de vida

-El Fuego, que se expresa con toda su fuerza, a través también del sol que nos nutre y nos regenera, y es un elemento indispensable en la preparación de los remedios;

-El Agua, que nutre la planta y es determinante para la vida de todo el planeta y también para nosotros, dado que nuestro cuerpo está compuesto en un ochenta por ciento por agua y, además, porque los remedios se preparan utilizando el agua como elemento base.

 

Así es como toda la naturaleza de los remedios se expresa a través del vínculo con los cuatro elementos que se encuentran en la base de la vida misma y son, por lo tanto, determinantes e imprescindibles.

 

Lo que el Dr. Bach nos ha dado es una poderosa herramienta para la salud. Basta con tomar unas gotitas de los remedios florales para que una persona pueda superar miedos, depresión, impaciencia, soledad o traumas del pasado, entre muchos otros problemas emocionales, encaminándola a resolver los problemas físicos asociados con esas emociones. 

En Herbolario El Alquimista, disponemos de consulta de Terapia de Flores de Bach, en la que podrás encontrar a un profesional que determinará los remedios florales más apropiados para tu  momento actual.  

 

ES NECESARIO PEDIR CITA PREVIA, para ello, por favor contáctanos aquí. 

Comparte esta página con tus amigos en Facebook