El Aceite de Cáñamo

¿Qué es?

El aceite de cáñamo es un producto hecho por el método del prensado de las semillas de cáñamo (conocidas como cañamones).  Son el alimento vegetal con mayor valor proteínico (hasta un 34%) y de ácidos grasos esenciales. Se considera el alimento más completo que se puede encontrar en una sola planta. Los ácidos grasos esenciales Omega 3 y Omega 9 que contiene son muy útiles en la prevención de artritis y reumatismos, entre otro gran número de afecciones.

Historia


La tradición del uso del aceite de cáñamo empieza en China del periodo neolítico, 3000 años antes de la era cristiana. Durante ese tiempo se usaba las semillas de cáñamo para tratar las inflamaciones de la piel. Se creía que esas semillas aumentaban la energía y tenían la poder de rehabilitar y de vigorizar. 



El primero uso terapéutico del aceite de cáñamo, anotado en la literatura árabe, se remonta a los siglos ocho y nueve. Las semillas fueron la parte de la planta, que era usada con más frecuencia durante esa época. A veces se usaba también las hojas de cáñamo.



En España se cultivó durante varios siglos seguidos con reconocimiento oficial especial, sirviendo para la confección de vestidos, velas navales y piezas de barcos, cordajes, papel... 




Las velas de Cristóbal Colón, la bandera estadounidense y los papeles con que se declaró su independencia fueron confeccionados con fibra de cáñamo.

¿Qué contiene?

El Aceite de cáñamo es especialmente rico en los ácidos grasos poliinsaturados esenciales, que pertenecen a la categoría Omega (Ω). En términos profesionales, Omega son los ácidos grasos poliinsaturadas. Hoy en día sabemos que los ácidos grasos esenciales actúan a través de varios mecanismos; esos ácidos juegan un papel importante en el proceso metabólico. También ayudan a los organismos a formar las moléculas que participan en los procesos de la inflamación; ayudan al organismo a controlar y a regular el dolor y la temperatura del cuerpo. El aceite de cáñamo también contiene los alfa tocoferoles (Vitamina E), que son los antioxidantes naturales.

¿Para qué sirve?

El aceite de cáñamo es un remedio natural que, debido a su composición, optimiza la función del sistema inmunitario. Sus objetivos son la prevención y el tratamiento de las patologías y de las enfermedades causadas por el mal funcionamiento en el equilibrio de la homeostasis del metabolismo. El aceite de cáñamo tiene todos los efectos de un elemento nutritivo; se lo puede usar como un condimento para las ensaladas, las pastas y el pescado. Se lo puede usar cada día como el sucedáneo por cualquier otro aceite vegetal.

Empezando en los años 90 Dr. Elia Jonas logró impresionantes resultados respecto a los beneficios de los Omega:

- Las infecciones asmáticas y respiratorias del tracto respiratorio superior e inferior.
- El dermatitis atípico y las otras enfermedades de la piel (vitíligo, soriasis, dermatitis, acne-hasta en las formas más serias, lupus, la rosácea, quemaduras).
- Las patologías del aparato digestivo.
- Las enfermedades del aparato circulatorio (la presión sanguínea elevada y vasculitis).
- Las enfermedades femeninas (el mastitis crónico, los quistes en el pecho, los quistes en los ovarios, los desordenes menstruales).

- El osteoporosis y el artritis reumatoide.
- Las convulsiones.
- Los desordenes de la habla, el autismo juvenil, los trastornos de conducta, la irreflexión.
- El trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el retraso sicomotor.
- Los quistes en cualquier lugar.
- Los pólipos.
- El esclerosis múltiple.
- Los desordenes del sistema auto inmunitaria.
- El osteoporosis.
- Los tumores.

¿Cuánto hay que tomar?

El Doctor Jonas recomienda empezar a tomar el aceite de cáñamo en la matriz de la madre (durante el embarazo) y continuar hasta la edad de 120 años. La dosis cotidiana puede variar entre una cucharadita, por el propósito de prevención (preferentemente con una pausa durante los meses de verano, desde el julio hasta el agosto) y una cucharada, dos o tres veces por día, con el propósito terapéutico. 

En los casos difíciles, una consulta médica sobre la dosis óptima es necesaria, para lograr los mejores resultados.

Calidad y conservación




Para el aceite del cáñamo (igual que para cualquier aceite vegetal), la calidad de las semillas es muy importante, así como el tipo del prensado (mejor siempre de primera presión en frío).  



La conservación del aceite en un ambiente seco e oscuro (para evitar que se oxide y se ponga rancio). Para mantener la frescura del aceite, lo aconsejable es tenerlo en botellas del vidrio oscuro, en un lugar fresco o en el frigorífico. 

Escribir comentario

Comentarios: 0