Como aumentar mi sistema inmune y energía vital?

Sabrías cómo mantener un sistema inmune alto con muy poco esfuerzo y dinero y mantener a la vez tu energía alta para defenderte de cualquier ataque externo (virus, catarro o bacterias)?

 

     El 21 de Diciembre, acabamos justo de entrar en invierno. Esta temporada es sinónimo de frío, gripes, catarros, dolores articulares, depresión y una gran cantidad de patologías. Todos, tenemos un poco de recelo o miedo a caer enfermo durante las estaciones de otoño e invierno pero muy pocos se ponen las pilas o se activan para que esto no ocurra.

 

A continuación, Jorge Beltrán, nuestro acupuntor y especialista en medicina tradicional china en el Centro Alquimista, nos da una serie de consejos fáciles y económicos para prevenir esas caídas típicas:

1. Para empezar, existe una mezcla de hongos que es muy positiva y que te va ayudar a mantener un sistema inmune en buen estado. Son el Shiitake, el Reishi, y el Maitake. Es una simbiosis de hongos que es perfecta no solo para mantener el sistema inmune alto sino también como prevención contra el cáncer. Además, te va a dar energía y va a favorecer el metabolismo de digestiones manteniendo así una actividad energética muy interesante.

El Shiitake actúa como regulador del sistema inmune, es un potente antitumoral. Es el hongo medicinal más cultivado del mundo siendo su principal productor China.

El Reishi, es el “rey” de las setas medicinales. Es el hongo oriental universalmente más reconocido. Potencia el sistema inmune e inhibe el crecimiento tumoral. Favorece la renovación de las células del hígado. Además, es adaptógeno, antihistamínico, analgésico y anticolesterolemiante.

El Maitake, completa la trilogía de los hongos orientales más famosos. Sus propiedades son casi las mismas que las de los otros dos.

2. Por otro lado, está la existencia del estrés en la salud. El Estrés y el sistema Inmune no pueden existir al mismo tiempo. Si tenemos una gripe y estamos en la jungla y nos aparece un puma, el estrés nos va a dar la energía suficiente para huir del peligro y obviamente el sistema inmune caerá. Si en tu vida diaria eres una persona muy estresada ya sabes que tu sistema inmune va a caer en picado y, por lo tanto, vas a necesitar suplementos nutricionales para mantenerlo activo. En cuanto a la contracción de enfermedades infecciosas como virus del herpes o de la gripe, el estrés influye mucho ya que debilita la acción del sistema inmunológico.

Las acciones que puedes llevar a cabo es tomar la simbiosis de hongos junto a una dosis entre 1 y 3 gramos de vitamina C al día.

 3. También te recomiendo la práctica de Chi kung, Tai chi kung y Tai Chi Chuan ya que el movimiento energético de estas disciplinas hará que tu energía se active correctamente,  tu mente se centre y la respiración sea más consciente y la energía se mueva mucho mejor en tu cuerpo previniendo cualquier patología que pueda aparecer. 

4. En alimentación, no excedernos con comidas copiosas y utilizar alimento más caliente tipo jengibre, canela, cardamomo, etcétera. Utilizar mucha hortaliza y reducir el consumo de carne saturada y comida grasienta. 

5. Por otro lado, el manejo de las emociones es fundamental para que el sistema inmune se mantenga en buen estado.  Se ha descubierto que las emociones negativas, como la ira, la ansiedad o la depresión debilitan la eficacia de ciertas células inmunológicas.

Estudios confirman que las emociones perturbadoras son malas para la salud. Se descubrió que las personas que experimentan ansiedad crónica, prolongados períodos de tristeza y pesimismo, tensión continua u hostilidad, tenían el doble de riesgo de contraer una enfermedad, incluidas asma, artritis, dolores de cabeza, úlceras pépticas y problemas cardíacos. Esta magnitud hace que las emociones perturbadoras sean un factor de riesgo tan dañino como lo son, por ejemplo, el hábito de fumar o el colesterol elevado para los problemas cardíacos, es decir, una importante amenaza a la salud.

A cambio, preconizamos que la risa y el buen humor pueden ser herramientas efectivas para aumentar nuestro sistema y enfrentarse a la enfermedad. La risa brinda una liberación física de las tensiones acumuladas y por tanto se espera que todo aquello que logre que el hombre se mantenga emocionalmente estable y lejos de experiencias desagradables pueda contribuir a que el sistema inmunológico funcione óptimamente. El optimismo y la esperanza también resultan beneficiosos. La gente que tiene muchas esperanzas es más capaz de resistir en circunstancias penosas, incluidas las dificultades médicas. 

5. También es interesante la actividad aeróbica por llamarlo de alguna manera: correr, andar, movimiento más enérgico donde el corazón se active y los órganos se ponen en marcha. Este tipo de deporte hará que la energía se mueva y fluya pero al mismo tiempo debe ser de forma equilibrada ya que después de realizar estos ejercicios tu cuerpo necesitará reponerse de igual manera. 

6. El descanso nocturno es fundamental. Esto es lo que puede deducirse de los resultados de un estudio, donde se ha observado que aquellas personas que duermen bien muestran un sistema inmunológico más fuerte que quienes se despiertan con frecuencia o tienen un sueño alterado. La explicación de estos resultados es que los cambios hormonales que se producen durante el sueño probablemente se suman a la función defensiva del organismo. Las horas de descanso nocturno estimulan la liberación de varias hormonas relacionadas con el sistema inmunológico, como la prolactina, y también la de otras sustancias relacionadas con el bienestar, como la dopamina, algo que en experimentos de laboratorio ha mejorado la acción del sistema defensivo del cuerpo humano. Si duermes 8 horas diarias, la memoria mejora, el sistema inmune se fortalece, la presión sanguínea baja, la inflamación en el cuerpo se reduce, la concentración y capacidad mental mejora, y tendrás más energía y mejor humor. También ayuda a mantener un peso saludable, ya que la falta de descanso contribuye a la subida de peso. La parte del cerebro que controla el sueño, también es responsable del metabolismo, por ello, cuando no duermes lo suficiente, tu cuerpo segrega una hormona que incrementa el apetito, haciendo que comas más.

 

Escrito por Jorge Beltrán y Julie Dubey

Centro y Herbolario el Alquimista

Escribir comentario

Comentarios: 0